CLARINETE

Mozart Clarinet Concerto in A major. Mvt II, Adagio:




El Concierto para clarinete en La mayor, K. 622, de Wolfgang Amadeus Mozart, fue compuesto en Viena en 1791 para el clarinetista Anton Stadler, gran amigo y cofrade masón de Mozart, para clarinete y orquesta.

La orquesta que acompaña al solista consta de dos flautas, dos fagotes, dos trompas y cuerdas. Está escrito en la misma tonalidad que el Quinteto para clarinete y el Cuarteto K. 581, también destinado a Stadler.

A diferencia de todos los demás conciertos de Mozart, este no prevé una cadenza para el solista en su primer movimiento, sí en el Adagio.

La obra está escrita originalmente para Clarinete di basetto, aunque el propio Stadler hizo un arreglo para que la obra pudiera ser ejecutada por un clarinete en la pese a que hubiera dificultades de tesitura evidentes que afectaran al discurso musical. 

Además, de forma poco habitual, el punto de cadencia de la obra se sitúa en el segundo movimiento, cuando lo normal es ejecutarla en el primer movimiento.

Segundo movimiento

El movimiento comienza directamente con la ejecución del tema principal (de 8 compases) por parte del solista, la orquesta hace de eco constante tanto en la exposición del tema como en el desarrollo del mismo (c. 1-32). El desarrollo del movimiento comienza inmediatamente después de la conclusión del tema principal en tutti orquestal, dejando el relevo al clarinete. Este desarrollo toma forma de tema secundario (c. 33-59). La reexposición viene precedida por una pausa en la cual se puede hacer la cadencia (ya escrita por Mozart). Se produce la reexposición del tema primario por parte del clarinete que se ve reforzada por la orquesta (c. 60-83). Se produce la culminación del concierto con la Coda (c. 83-98).

[.]